Los ejercicios al aire libre, la sana alimentación, los batidos energéticos y el consumo de productos naturales, se ha convertido en tendencia en los últimos años.

Es por ello, que tanto nutricionistas, como a botánicos y herbarios, coinciden en  probar mezclas con base científica, sin alejarse de lo natural, a fin de  satisfacer esa parte de la población que evita usar medicamentos.

Al respecto,  la incesante búsqueda de métodos para bajar de peso, que sólo contengan productos de la naturaleza, ha hecho resurgir el libro de  las recetas de la abuela.

Pero, ¿por qué el libro de recetas de la abuela, si se supone que estamos hablando de una tendencia actual?

Pues, porque se trata de una mezcla de elementos naturales, que ha sido consumida desde épocas inmemorables, cuyo modo de preparación  ha sido transmitido de generación en generación,  y se ha mantenido en el tiempo, gracias a los comprobados beneficios que produce en el organismo.

Por ello, en este artículo, te mostraremos cómo preparar agua con limón para bajar de peso, incluso te daremos algunas recetas con otros elementos, destinados a variar su sabor y evitar que caigas en la rutina.

La elaboración de este  zumo es muy sencilla e incluso, si piensas hacerla con variantes, incluyendo nuevos ingredientes.

Tardarás menos de cinco minutos y podrás hacerla rápidamente antes del desayuno, de ayudar a tus peques con el aseo y a organizar los útiles escolares, cada mañana.

En primer lugar, debes ir a la frutería, supermercado o una granja donde puedas adquirir unos hermosos limones, preferiblemente orgánicos,  cuya cantidad sea suficiente para una semana.

Siete días es tiempo suficiente para que los limones se mantengan frescos,  pues no es recomendable tenerlos en el refrigerador por más tiempo, ya que  podrían secarse demasiado e ir perdiendo sus propiedades con el tiempo y el frio de la nevera.

Por otra parte, puedes escoger alguna marca comercial de  agua mineral, es decir, aquella a la que le han sido agregado algunos minerales como calcio y magnesio, u otras sustancias, como sales y compuestos sulfurados, que le otorgan valor terapéutico, aunque algunas veces pueden alterar su sabor, dejando un cierto gusto salado en tu boca. Este tipo de agua, se recomienda para quienes no cubren ingesta diaria de minerales en su dieta.

También existe un tipo de agua de mineralización baja o débil, que se recomienda para la preparación de esta bebida para bajar de peso, puesto que contiene menor cantidad de minerales y por ende, es de más sencilla digestión y filtración renal.

Para preparar tu agua con limón, debes llenar a tres cuartos de capacidad, un vaso de vidrio, al cual le agregarás el zumo de medio limón y consumirlo en ayunas, durante seis semanas.

Algunas personas especializadas en mezclas naturistas, aconsejan colocar media cucharadita de la ralladura del limón, pues aseguran que en la misma, está contenida la mayor cantidad de  aceite esencial, citronela, felandreno, vitamina C, ácido cítrico, ácido málico, ácido fórmico, hesperidina o pectinas, de la fruta que te ayudarán, entre otras cosas, a cumplir con tu objetivo de bajar de peso.

Si quieres cambiar un poco el sabor de la bebida, puedes agregar unas gotitas de vainilla o una ramita de canela, con ese pequeño elemento adicional, tendrás una bebida diferente cada día.

Otro elemento que le puedes agregar es media cucharadita de bicarbonato, sustancia que además de ser sumamente beneficiosa para el organismo, también saboriza la mezcla.

Ahora bien, la toma en ayunas del  agua con limón para bajar de peso, debe ser acompañada con una alimentación balanceada y ejercicios físicos entre tres y cuatro veces por semana o caminatas de treinta minutos cada dos días.

Con el cumplimiento de esta plan al pie de la letra, seguro te podrás liberar de esos kilos de más, que tanto te molestan.